Narcotraficante de delirios.

Escrito: 3/5/15

Foto de Brewsklyn

Soy una loca extremista, una caótica sin frenos, ese veneno que te quema por dentro, pero hace que no pases frío en invierno. Soy esa que no pasa desapercibida simplemente porque no está dispuesta a ponerse vuestro uniforme con la etiqueta de -falta de personalidad-. Soy esa que dice, en todo momento, lo que por la cabeza se le pasa, soy esa que si apunta con el dedo, dispara, así que, no me pongas a prueba porque soy una magnifica francotiradora sin remordimientos si de mí se trata, soy dulce e inocente mientras planifico mentalmente una destrucción masiva. Soy el órdago en persona, el envite de todo el juego, así que nunca apuestes tu terreno o acabarás intoxicado por mi veneno.

No me tengas miedo, mi locura esta bien pulida por mucho que con mi vida sea una masoquista de alto rango. Donde pongo el ojo, pongo la bala, y si me cargo a alguien, tranquilo, seguramente sea con la mirada. Tengo un punto de zorra que me pone más cachonda que tu polla, así que no pienses que has ganado por el simple hecho de llevarme a tu cama, por mucho que haga el amor sin chaleco salvavidas o folle con muchas ganas, porque las personas que me satisfacen son las que me follan el corazón y se corren dentro. Soy una kamikaze sin remedio, una telepeína de gran talento, un tiovivo, el cual si quieres una bolsa para vomitar, viene incluido en el pack. Nunca acabo lo que empiezo porque odio los finales, así que no esperes que acabe de escribir este texto.

Ser ortera con clase esa es mi coherencia de base, no estoy cuerda, porque si no me ahorcaría con ella, por eso no se fían de mi y me busca la policía en las guías de las paginas amarillas, cuando no doy señales de vida, no vaya a ser que me pillen siendo una narcotraficante de delirios en pleno momento de melancolía. Con esto no busco empatía porque si no estaríais a la deriva, ya que un minuto en mi laberinto mental y estáis perdidos. Tomo pastillas de colores para mi vida en blanco y negro, ya que mi discordancia es inalcanzable y mi escala de intensidad define mis impulsos a medida que voy alimentándome de un sutil consumo lleno de vida, que el “carpe diem” esta muy oído, pero pocos logran vivirlo.

Resumiendo soy una de vodka a palo seco, un esmalte rojo color sangre seca, y una vagina cosmopolita, a fin de cuentas soy la arquitecta de todas y cada una de mis ruinas.


Elsa Fdz Blanco ©

No os quedéis con mi historia, si no con que podría ser la de cualquiera.

28-04-2016

http://www.eitb.eus/es/television/programas/mas-de-tres-millones/videos/detalle/4026810/video-la-lucha-elsa-anorexia/

Hoy hace casi un año que estuve en el programa de “Mas de tres Millones” contando resumidamente como fue mi vida con problemas de alimentación.

¿Muchos os preguntareis, que necesidad tienes de contarlos en los medios de comunicación?

Bien, esta enfermedad hasta hace poco ha estado enterrada por tabúes, y parece que poco a poco va saliendo a la luz, y alguien tiene que dar la cara, para romper con los prejuicios de esta enfermedad.

Parece que las personas si no ponen cara a un problema, no les interesa, o ni siquiera saben que existe, porque por desgracia lo que realmente gusta es el morbo y señalar, eso le encanta a la sociedad, la critica, la etiqueta fácil, la punta del iceberg sin ver más allá… Por eso insisto en que no os quedéis con mi historia, si no con la idea de que puede ser la de cualquiera, y cuando digo cualquiera digo, la vecina del quinto, la estanquera de la esquina, la compañera de trabajo, tu mejor amigo, la amiga de tu hija, tu propio hijo o tú…

Soy consciente de que mi pasado me va ha perseguir toda mi vida, soy consciente que hacerlo publico me va a perjudicar en mi futuro, los antecedentes nunca son un buen complemento, pero puede que dé sentido al futuro de alguien que piensa que de nada sirve vivir en un presente y eso me parece más importante que esconderme como si mi vida hubiera sido la felicidad de la huerta y todo haya sido maravilloso teniendo un currículum de 10.

Yo también pensaba que era imposible vivir en paz, sin guerras internas y secuelas físicas.

Yo también pensaba que jamás iba a volver a disfrutar de la vida y mucho menos de la comida.

Yo también pensaba que esto no tenía cura, hasta tal punto de pensar que, las que se curaban eran porque realmente nunca habían estado enfermas.

Yo también soy a día de hoy una persona que se ha liberado de ese lastre, y tú también podrás serlo, aunque sea largo el proceso, aunque parezca que sí y al final sea otro no, aunque parezca que no hay posibilidad alguna, la hay, te juro que existe.

Recuerda: NO SOMOS ENFERMAS, ESTAMOS.


Se me olvidó en su día publicarlo, o mejor dicho, me daba respeto, por ese futuro que me espera, pero estoy cansada de que tengamos que ponernos disfraces que no nos corresponden, somos lo que hemos vivido, y tenemos que aceptarlo y sacar lo positivo de todo lo bueno y lo malo, quien me quiera tendrá que hacerlo con todas las consecuencias cicatrices.

Elsa Fdz Blanco ©

Arriésgate a vivir.

Escrito: 11/02/2012

Voy a tirarme a la piscina de cabeza, con los ojos cerrados y sin las manos por delante.

Voy a lanzarme a un recoveco vacío de dudas, con unos labios vacíos de besos que quieren llenarse de veneno hasta el borde del vaso.

Voy a ir a donde me lleve el viento, reír cuando me venga en gana, hablar sin pensar en los silencios incómodos, luchar como si nunca hubiera perdido.


Arriésgate a vivir, pero sin que vivir sea un riesgo.

Elsa Fdz Blanco ©

QUIÉRETE P***.

IMG_20170327_223754
Antonio Katima

Que la puta que todos se follan, en realidad, está vacía aunque todos le llenen (la boca de semen).

Que la puta que todos se follan, en realidad, sólo quiere ver que al menos sirve para algo aunque sea para servir a los demás de algo que a ella de nada le sirve.

Que la puta que todos se follan, en realidad, solo busca un par de caricias que le calmen de los precipicios.

Que la puta que todos se follan, en realidad, se siente sola aún siendo elegida.

Que la puta que todos se follan, ojalá fuera eso, una puta a la que le dieran igual los sentimientos ajenos.


Se utiliza con mucha facilidad la palabra “puta” con todo lo que conlleva tenerla de etiqueta detrás, que para cada uno tiene un significado diferente, pero tú eres la única persona que le puede dar la connotación de que tenga el poder de hacerte bien o mal. Empecemos analizando/empatizando e intentando entender el por que las personas actúan como actúan, que etiquetar desde la ignorancia está ya demasiado visto.
Ni ser “Puta” es ser libre, ni ser “Puta” es ser presa, todo depende de como te sientas (tú).

Elsa Fdz Blanco ©

GRACIAS POR ESTA OPORTUNIDAD QUE ESPERO QUE NO SEA ÚNICA.

Parte de la charla realizada en el ámbito educativo.
8 de febrero del 2017.

… En la conferencia que realice en diciembre dí las gracias a todos los que 17308850_1416946455044375_1537062261540564176_nestuvieron en esta etapa tan difícil de mi vida y os puedo asegurar que no sabéis la suerte que tenéis de lo que se implica el colegio Koldo Mitxelena.

En mi caso particular, fue de agradecer el trato tanto de todos mis compañeros por el respeto que siempre han tenido en este tema y sin duda, agradecer al profesorado por ponerme las cosas lo menos complicadas posibles y darme el mejor camino indicado para conseguir mis objetivos.

Después de conocer un montón de casos de trastornos de alimentación y ver el apoyo que reciben muchas de estás personas, y después de poder reincorporarme tanto en la vida laboral y estudiar en otros centros puedo hacer una pequeña comparación y es una pena que no se tenga la misma sensibilización que este colegio muestra día tras día por una buena educación, porque es por ahí por donde se empieza todo, absolutamente todo.

Hay colegios donde estás personas con problemas de alimentación, son expulsadas por dar una mala imagen, hay colegios donde hacen la vista gorda ante problemas gordos donde uno de ellos es la extrema delgadez e incluso permiten la fomentación de ello entre iguales. Hay colegios donde piensan que lo mejor es la salud sin duda, pero sin tener en cuenta que es lo que uno quiere hacer.

Koldo Mitxelena no es así, o al menos a mi así me lo han demostrado, si hubiera dejado por completo mis estudios en todo este tiempo por mis circunstancias, si me hubieran expulsado ya fuera por mi propio salud o por manchar una imagen de un centro educativo, aún me hubiera sumergido más en esos pensamientos negativos donde todo se resumen en un “No sirvo para nada en esta vida, todo me sale mal, no merece la pena luchar”.

Obviamente mi rendimiento no era el mismo, y tuve que repetir un par de veces, organizarme las asignaturas y algunas incluso cursarlas en un hospital, pero jamás dejaron de creer en mi capacidad y posibilidades y eso, eso es algo que te empuja a ser capaz de remontar.

Seguramente habrá profesores que odiéis, que sintáis que os putean y que os tienen manía, pero dejando los exámenes y la materia a un lado, estáis de suerte en este colegio, y os aseguro que podéis confiar al 100% y os animo a que si tenéis algún problema y no sabéis como afrontarlo os sintáis seguros en las aulas y tengáis la confianza para trasmitirlo a algún profesor y pedir ayuda, porque la tenéis garantizada aquí.

Respecto a la temática de hoy que son por lo que me han chivado son los estereotipos, deciros que yo solo soy un caso, un caso como muchos otros, y que esta enfermedad no va de querer adelgazar, si no de no quererse. Esta muy estereotipada, ya que la sociedad juzga esta enfermedad a quien la padece como la típica niña caprichosa y superficial que no come por llamar la atención y que son tonterías de adolescentes. Cuando es la misma sociedad la que se encarga de enviarnos mensajes que tenemos guardados en el subconsciente desde que nacemos de que para lograr algo en esta vida siendo mujer, ya podemos ponernos guapas, ser delgadas y sonreír como tontas. Por lo que no es casualidad que haya más chicas que sufran y tengan la posibilidad de padecer un problema de la conducta alimentaria que los chicos, aunque cada vez haya más casos de ambos.

Estos porcentajes no hacen más que aumentar en la sociedad, cada vez son mas las personas que viven obsesionados con su peso y detrás de esos trastornos hay víctimas de bullying y niños sobreprotegidos o influidos por las redes sociales.

Así que pensar bien antes de juzgar a una persona por su físico, pensar bien antes de utilizar la palabra “GORDA” como algo negativo y despectivo cuando solo es un adjetivo más y trabajar en el día a día vuestras conductas siendo conscientes de que el cuerpo es algo útil, no algo estético para no caer en las manos de la sociedad, porque la anorexia es la tercera enfermedad crónica entre adolescentes y me niego a que niñas de tan siquiera siete años ya estén metiendo tripa por ser aceptadas en esta sociedad y que sigamos sin abordar el tema.

Koldo Mitxelena.
Ojalá no sea una experiencia única, porque no hay nada más importante para abordar el tema que escuchar aplausos tan fuertes como los del otro día donde sentía que en cada uno, me decían, yo también me he sentido así alguna vez y ha sido horrible.

Espero que con esta charla os deis cuenta de que esta enfermedad esta más presente de lo que pensáis y que la padecen más personas de las que creéis. Que es algo muy grave con consecuencias imborrables y que la puede padecer cualquier persona, aunque siempre esté enfocada hacia la mujer.

MILA ESKER GUZTIEI DENAGATIK.

Poder sentirse seguro en las aulas, segundo lugar donde pasan más horas los estudiantes, es fundamental  para una buena prevención o un gran apoyo en caso de enfermedad y para ello hay que trabajar tanto entre iguales, como con el profesorado.

Elsa Fdz Blanco ©

Facebook y sus reminiscencias.

Hoy Facebook me ha enseñado una fotografía de hace tres años, donde tenía unas piernitas casi invisibles, insanas y sin fuerza, que no se ni como me sujetaban.

1925192_637071206365241_1703893213_n
14 de Marzo 2014.

Hoy me cuesta creer como llegué a ver esas mini-piernas como si fueran patas de elefante cuando me costaba ver lo contrarío.

Y sí, a día de hoy, soy más carne que huesos, más celulitis que huesos, más estrías que huesos y soy más feliz que donde buscaba serlo entre tantos huesos.

Que tu sonrisa no dependa de números, mejor pierde la cuenta de las veces que sonríes.


Elsa Fdz Blanco ©

El médico me tiene prohibido hablar de amor.

Escrito: 19/08/2014

20140727_Elsa_10Ya no soy la que era, la que daba todo por amor, la que seguía al corazón, la que se entregaba 100% sin miedo a perder (porque sentía que no tenía nada que perder, sin darme cuenta de que podía perderme a mi misma), porque cuando amas siempre lo haces con todas tus ganas y tus mejores intenciones.

Ahora soy dura de roer, fría, y el médico me tiene prohibido hablar del amor, por precaución.

Y entonces cuando llega alguien, que te hace sentir más allá de el concepto que se tiene de la felicidad, alguien que besa tu sonrisa, que te llama porque sí, alguien que te trata bien mejor, alguien con quien hay posibilidades de que las cosas salgan bien, es ahí donde aparece la palabra HUIR.

Muchxs dejamos escapar a todo aquel que nos da su mano para hacernos feliz para sacar la felicidad que tenemos dentro reservada, y en ese momento, cuando tenemos el  corazón apunto de salirse por la boca, nos alejamos, perdemos a la persona que quiere luchar por nosotros sin intención de rendirse, porque (nuestra cabeza se autoconvence de que:) tú no te mereces que te quieran de esa manera, porque tú tienes miedo a ser realmente feliz, porque es algo que todavía no has experimentado, porque nunca sabes si estás siendo feliz, o es un autoengaño para sobrevivir y te asusta que todo pueda salir como “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo…”


El respeto empieza en ti, en saber que te lo mereces, que no eres un trapo de cocina con el que limpiarse las manos. El respeto empieza por creer en ti mismo, sin necesidad de que te hagan feliz, si no con la invitación de viajar en busca de tu felicidad para que así la felicidad solo dependa de ti.
Busca, invita, practica tu respeto y aprende a ser feliz.

Elsa Fdz Blanco ©